Diario de Sevilla: “Sonría, por favor”

Sonría por favor. El pretérito mensaje, filosofía pura, resume el espíritu de este equipo de publicitarios. José Arribas (Bilbao, 1974), y María del Barco (Sevilla, 1977), crearon en enero de 2007 la agencia Parnaso Comunicación. Cinco años después, se han llevado dos premios en el primer Festival Europeo de Publicidad y Humor.

Son gente muy seria. “Soy el tío con menos humor del mundo”, dice el bilbaíno de cuna, que vino a Sevilla a estudiar Historia y se abrió camino en la jungla de la publicidad con un importante bagaje en Madrid. De allí se han traído la Liga y la Copa. Dos estatuas que simbolizan sendas sonrisas. “El humor no es lo único en publicidad. Es importante el sentimiento, las metáforas visuales”, dice José. María añade: “Pero es lo que se recuerda”.

En tiempos de crisis, que ellos han aprovechado para maximizar los presupuestos de sus clientes, este doble premio humorístico es un antídoto contra el fatalismo. Detrás de la sonrisa hay conceptos fundamentales: estrategia, creatividad y trabajo. “El secreto es doce o trece horas diarias de trabajo”, dice el director creativo de Parnaso. Así se llamaba un monte de la mitología griega en el que concurrían diferentes artes. Desde su oficina en García de Vinuesa se atisba la Giralda, su parnaso hispalense.

En el Smile Festival han conseguido el primer premio a la mejor creatividad televisiva (anuncio de Pipas Reyes protagonizado por los Morancos) e idéntico galardón al mejor anuncio en prensa, por una original propuesta para Melco, empresa sevillana especializada en equipación de oficinas. Una firma que los eligió en sus bodas de oro y ha visto reconocido su olfato comercial.

Parnaso cuenta con cuatro creativos, una ejecutiva de cuentas y una directora de marketing, el cometido de María, que ya se encargó de estos menesteres en destinos como Toys&Rus, Pepe Jean’s o el Grupo Joly. “El talento está en todos sitios”, dice Arribas. “La arquitectura creativa es cosas de nosotros dos, pero en esta mesa se sienta todo el equipo”. A la crisis no sólo le ponen buena cara, santo y seña del humor, sino medios para mitigar los efectos de estos tiempos de contención: un buen catálogo, una buena página web, promociones, marketing directo.

Presentes en sectores como la moda, la alimentación, el consumo o la industria, tienen un cliente por sector. Con el mejor de los premios: “En cinco años no hemos perdido un solo cliente”.